lunes, 7 de junio de 2010

La distancia (tesina para 5º DAN)


¿Qué es la distancia?

La distancia dentro del karate se puede definir como el espacio que nos separa de nuestro adversario durante un combate.

Dominar esta es siempre importante ya que siempre tendremos un mayor control de nuestro oponente, variándola a nuestro antojo dependiendo de las necesidades durante el tiempo que dura este encuentro. Un combate entre adversarios de condiciones y cualidades similares siempre es más probable que acabe decantándose del lado del competidor que durante todo el enfrentamiento ha controlado la distancia de una forma más eficaz tanto en defensa como en ataque ya que tan importante es mantener una distancia adecuada cuando nos disponemos a defender, que cuando tenemos un pensamiento ofensivo en el momento que preparamos nuestro ataque y la distancia debe ser correcta para que nuestra acción no sea fallida y aprovechada por el contrario.

Comparativa con otros artes marciales o deportes de contacto.

Como ya sabemos hay muchos artes marciales, y cada uno tiene marcado un diferente tipo de distancia, cada arte de lucha normalmente viene marcado por un reglamento de competición que es el que suele hacer que la forma de combatir sea tan diferente una de otra, ya sea por el sistema de puntuación, validez de los golpes, etc. La distancia siempre va a variar dependiendo del reglamento dentro de la competición, según la forma de puntuación de los golpes, esto marcará considerablemente que una distancia sea más o menos larga, aunque en muchos casos también dependerá del adversario al que nos vayamos a enfrentar en ese preciso momento, ya sea por sus condiciones físicas o técnicas o bien por la envergadura del mismo.

Por ejemplo si empezamos hablando de distancia y empezamos por el Judo hay que decir que como aunque ya sabemos que en este arte marcial no están permitidos los golpes dentro de la competición y es un deporte en el que el trabajo se basa fundamentalmente el la lucha cuerpo a cuerpo, aun así tiene muchos puntos de similitud con el karate de competición, sobre todo cuando dos competidores se quedan pegados uno frente al otro y se intenta barrer de una forma controlada, ,lo suficiente como para poder puntuar en el suelo de una forma válida, los dos oponentes luchan cuerpo a cuerpo tratando de barrer, proyectar o tirar al suelo al contrario, o bien cuando se busca el hueco para rápidamente apartar al contrario lo suficiente como para lanzar tanto un ataque de puño como de pierna, y de esta forma lograr alcanzar a nuestro adversario, si alargamos un poco más la distancia nos encontramos con el boxeo por poner un claro ejemplo de lo que trato de explicar aunque sea un deporte y no esté dentro de los artes marciales, donde los dos oponente a veces acortan la distancia casi cuerpo a cuerpo tratando de dejar a su rival fuera de combate, dentro de un combate de karate el K.O. ya sabemos que no está permitido, pero aun así muchas veces aprovechamos esos momentos de distancia corta para golpear al adversario, o bien para acercarnos a nuestro oponente lo suficiente para así perder unos segundos si el marcador va a nuestro favor, entre que el combate se detiene y los dos competidores vuelven a sus respectivos lugares podemos haber ganado unos segundos de oro para asegurarnos un poco más la victoria en este enfrentamiento. La guardia de karate sería más bien media distancia, en la que permita tanto golpear con el puño como con la pierna de una forma efectiva, pero si alargamos un poco más la distancia nos encontramos con el taekwondo en la aunque las técnicas de puño están permitidas cobran bastante menos valor que las de pierna, de ahí que la distancia de combate suela ser más larga de lo que es habitual dentro de la competición de karate, ya que como sabemos con la pierna es más fácil llegar a un objetivo desde una distancia algo más larga, aunque también es sabido que peleando ante un competidor que maneja bien las técnicas de puño también es algo más arriesgado que con el puño, aun así el trabajo de pierna tiene mucha importancia dentro del karate de competición, y más con el sistema de puntuación que se introdujo hace algunos años en los que las técnicas de pierna chudan valen dos puntos (Nihon) y las técnicas de pierna yodan puntúan como (Sambon) tres puntos al igual que los barridos o proyecciones controladas con posterior golpe puntuable en el suelo, para terminar con estas comparativas podríamos fijarnos en la esgrima, donde ya los dos competidores no hacen uso de sus extremidades para lograr alcanzar a su rival, sino que se trata de utilizar un florete con el cual se intenta alcanzar al adversario, lógicamente en este deporte prácticamente se utiliza un solo brazo, y si nos fijamos bien encontraremos muchas similitudes con el karate, tanto en los desplazamientos ya que son muy parecidos a lo que nosotros conocemos como yori-ashi, como en la manejabilidad del brazo adelantado como cuando un karateka por ejemplo una técnica de puño directo con el brazo adelantado o mae-tsuki o bien uraken.

¿Cuál es la distancia media en un combate de karate?

Pues bien, si uno y otro oponente se colocan frente a sí en guardia y los dos extienden el brazo adelantado completamente hasta tocarse la punta de los dedos obtendremos aproximadamente la distancia media a mantener durante un combate, esta distancia es muy importante explicársela a los principiantes cuando tratamos de enseñarles esa distancia de seguridad, normalmente en combates internacionales o de competidores de un gran nivel técnico la distancia suele incrementarse y puede llegar a ser algo más larga, esto tiene su explicación, ya que todos los competidores que suelen participar en un campeonato de Europa o del mundo suelen ser experimentados competidores tanto en ataque como en defensa y en una distancia media son muy difíciles de parar, no hay que olvidar de que cuando hablamos de distancia media, estamos hablando de una distancia de seguridad ante nuestro oponente para un patrón definido de forma de combatir, o en este caso para un reglamente de competición específico en el que unas técnicas tienen más valor que otras.
Dentro de un combate de competición la distancia varía dentro de las necesidades del enfrentamiento, dejándonos llevar siempre por la estrategia que previamente nos hemos marcado para ese combate, la estrategia cobra mucha importancia en este sentido en el que un combate puede cambiar totalmente de resultado en un sólo segundo, tanto si vamos perdiendo y puntuamos como si vamos ganando y recibimos un punto, en este caso la estrategia que estábamos llevando a cabo puede variar.

Formas de ataque.

Siempre debemos tener en cuenta que con la pierna se puede llegar más lejos al ser más larga que el brazo, pero también debemos tener en cuenta que al atacar con la pierna vamos a arriesgar más, sobre todo si al lanzarla fallamos en alcanzar nuestro objetivo de una forma clara, ya sea porque nuestro adversario ha adivinado nuestras intenciones y ha hecho un desplazamiento largo hacia atrás dejándonos en este caso fuera de distancia, o bien porque no hemos conseguido golpear de una forma clara y nuestro ataque ha sido bloqueado o bien hemos golpeado en un brazo, ect.
 
Dentro de la competición de karate lo que se busca es el golpe perfecto debido a la filosofía oriental japonesa donde se busca el golpe definitivo, si nos fijamos por ejemplo en artes marciales de origen chino nos daremos cuenta de que en estos son considerablemente diferentes a los japoneses, su forma de pelear lo que va tratando es de ir mermando físicamente al contrario golpeándole en brazos, piernas, articulaciones, etc, mientras que en los artes de origen japonés lo que se busca es la efectividad máxima en un solo golpe, a partir de ahí vamos a centrarnos en un solo ataque, aunque realmente en una pelea sin reglamento sería totalmente diferente aun así vamos a centrarnos realizar una técnica clara, que es con lo que tenemos intención de puntuar, ya sea con la pierna, con el brazo adelantado o con el de atrás, aunque se utilicen varios ataques a la hora de golpear a nuestro adversario, si nos fijamos los competidores que son muy experimentados rara vez utilizan más de una acción o ataque que consiga entrar perfectamente de forma estas puntúen de una forma clara, aunque a la hora de atacar lo haga con varios ataques, siempre se va a buscar la efectividad máxima de uno de ellos, suele ser entonces cuando finaliza la acción ya que es en ese momento cuando se produce el Yame, y los dos competidores vuelven a su lugar para que el arbitro y los jueces decidan otorgar o no puntuación después de haber parado momentáneamente el combate.

LOS DESPLAZAMIENTOS

General

Es importante siempre a la hora de desplazar tanto hacia delante como hacia atrás que las piernas en el momento de realizar el desplazamiento mantengan la flexión adecuada, manteniendo siempre el centro de gravedad del cuerpo más bajo de lo normal, para que nos permita movernos lo más rápidamente posible, haciendo hincapié sobre todo en la pierna atrasada que colocaremos ligeramente flexionada y apoyada sobre la base de los dedos del pie, de esta forma nuestras piernas van a actuar de forma muy similar a un muelle, sobre todo cuando nos disponemos a atacar, impulsándonos en la dirección adecuada en el momento determinado, de una forma explosiva y veloz, para defensa a veces debido a la velocidad con la que el oponente nos ataca también es importante dominar los desplazamientos laterales, sobre todo para poder romper a nuestro adversario su línea de ataque.

En defensa

Cuando se trata de defender una o varias acciones de ataque del adversario los pasos deben ser más bien cortos para mantener una tensión constante para movernos hacia atrás o hacia los lados dependiendo de la profundidad del ataque o bien de nuestra situación en ese momento dentro del tatami, ya sea si estamos en el centro del tatami o bien en un rincón del mismo, en el caso de estar en el centro del tatami nos permitirá tener más campo de retroceso en el momento de recibir el ataque, aunque siempre sería conveniente que en el momento de retroceder ante un ataque del contrario en el que enlaza varias técnicas hacerlo en circulo, de esta forma a nuestro adversario le costará más trabajo seguir la línea de ataque en el momento de la ofensiva. Si estamos situados en el rincón y queremos evitar el salirnos del tatami por supuesto que los desplazamientos deben ser laterales, para de esta forma confundir a nuestro adversario y evitar a la vez ser golpeado por alguno de los ataques, intentando siempre aprovechar la menor oportunidad para anular la acción del contrario rompiendo su distancia tanto acortando como alargando dependiendo de la actitud mostrada por nuestro adversario.

En ataque

Cuando los desplazamientos son hacia delante suelen ser más largos para así llegar a un objetivo desde una larga distancia, a la hora de realizar cualquier ataque la distancia debe ser la más adecuada en ese momento, como para que en un desplazamiento en nos permita entran el la distancia del contrario, golpear y puntuar en la mayor brevedad posible. Si lo que buscamos a la hora de atacar es la reacción del contrario lo que haremos será un desplazamiento corto hacia delante para provocar la acción del contrario, una vez que provocamos la reacción o fallo de este es el momento de aprovecharlo en la mayor brevedad posible, en ese momento disponemos de unas décimas de segundo en los que vamos a intentar aprovecharnos de ese error que hemos provocado con un pequeño gesto o finta sin entrar del todo en la distancia corta, para posteriormente entrar en la guardia del contrario aprovechando que aun no ha sido capaz de recuperarse del fallo cometido debido a ese gesto realizado por nosotros anterior al ataque.

Es conveniente que cuando hacemos una finta anterior al ataque esta sea lo más creíble posible, sin arriesgar del todo y sin meternos en zona de peligro en la que nuestro adversario pueda alcanzarnos al intentar aprovecharse de nuestro gesto, con esta acción lo que tratamos de hacer es provocar el fallo de nuestro adversario para así poder aprovecharlo de una forma efectiva, si nos acercamos demasiado pensando solamente en el ataque es posible que nos veamos sorprendidos por una acción del contrario, la cual sería difícil de poderse defender debido a que en ese momento nuestra actitud dentro del combate sería ofensiva. En el momento de realizar esa finta debemos estar siempre preparados para responder a una acción de nuestro adversario, sino esta finta no serviría de nada en absoluto.

PRESIÓN Y DISTANCIA

Hay varias formas de presionar al contrario durante un combate, a continuación voy a enumerar algunas de ellas y a explicar la forma como yo lo veo a mi entender, teniendo en cuenta que esto se puede siempre adaptar a las condiciones o cualidades de cada deportista, y a las necesidades o pensamiento que tengamos durante lo que dura el enfrentamiento con nuestro adversario.

Trabajo de rincón

Es aquella forma de presión en la que tratamos de dominar siempre el centro del tatami y la presión siempre es hacia delante, tratando de llevar a nuestro oponente al rincón, de esta forma conseguimos que no se sienta tan seguro, sobre todo si el contrincante es alguien que no sabe pelear hacía atrás, la distancia en este momento sería corta, de esta forma intentamos que nuestro adversario pueda salirse del tatami o bien cometer algún error en el ataque que siempre podremos aprovechar de una forma más efectiva, ya que siempre que alguien va pensando en defender es más probable que su técnica de ataque sea menos efectiva.

Presión en distancia larga

A veces nos encontramos con competidores que son muy buenos atacando y cuando se lanzan en ataque son muy difíciles de parar, nuestra forma de trabajo pues debe cambiar en la forma de presionar, si hacemos que esta distancia de presión sea muy corta, lógicamente nuestro adversario tendría más posibilidades de lanzar alguna técnica efectiva. Lo que haríamos sería desde una distancia larga hacer fintas o movimientos de ataque no efectivos, de esta forma lo que conseguimos es que nuestro oponente no nos vaya acortando la distancia para poder lanzar un ataque más efectivo, y al tener de por medio una distancia más larga vamos a aprovecharnos de su ataque, cuanto más lejos se encuentre nuestro oponente para realizar un ataque mayor será el tiempo de reacción de que dispondremos para poder contra-atacar o bien golpear en anticipación dicho ataque.

Presión en el centro

Es aquella en la que intentamos mantener el centro siempre hacia delante, pero teniendo cuidado de que el contrario pueda atacar en un momento determinado, en este caso lo que haríamos sería repeler ese ataque y rápidamente volver a coger el centro, de esta forma siempre mantendremos un control absoluto del oponente y a la vez estaremos arriesgando poco ante un posible ataque, siempre buscando nuestra oportunidad de ataque y si esta no se produce no arriesgar el poder recibir un choque que pueda ser puntuable al adversario. El hecho de que esta presión en el centro del tatami con una distancia larga dependerá que salga bien o no dependiendo de la actitud que mostremos frente al adversario, siempre manteniendo la tensión, realizando alguna que otra finta, de forma que el competidor que tenemos enfrente siempre esté esperando un posible ataque y piense más en defender que en atacar.

ESTRATEGIA Y DISTANCIA

En primer lugar tenemos que plantear ante que oponente vamos a enfrentarnos, tenemos que saber o conocer sus puntos débiles o fuertes durante un combate, si tenemos un competidor experimentado puede adaptarse a las necesidades de un combate, ya sea por la envergadura del oponente si este es mucho más alto, ya sea por las condiciones físicas si es un competidor que maneja muy bien las técnicas de pierna, si trabaja muy bien a la contra, en anticipación, en ataque de puño, etc.

Hay veces en las que un competidor que tiene buen ataque se queda al descubierto después de realizar una técnica, es el mejor momento de aprovechar ese error de nuestro adversario, dando un pequeño paso atrás y dejándole fuera de distancia, sin ir mucho hacía atrás ya que entonces nuestro posterior ataque tampoco sería efectivo, simplemente tendríamos que ir hacía atrás lo justo para que nos permita después realizar una técnica efectiva y puntuable si hablamos de un combate de competición de karate, a la vez que defendemos siempre tenemos que buscar golpear lo más rápidamente posible, buscando el golpe casi a la vez que defendemos, para evitar que nuestro adversario pueda encadenar varios golpes seguidos.

Si el adversario ante el que nos enfrentamos tiene mucha continuidad en sus acciones no nos serviría de nada este pequeño paso atrás como defensa efectiva, así que tenemos varias acciones a realizar, una de ellas sería retroceder en circulo, de esta forma a nuestro oponente le costaría más trabajo llegar a realizar técnicas efectivas o puntuables, ya que sería mas difícil para el ir atacando y variando la línea de ataque de una forma efectiva, también podríamos hacer lo contrario, que sería ir hacía nuestro oponente cuando vemos que se dispone a atacar, de esta forma le cortamos la distancia lo suficiente como para que las técnicas que pudiera realizar no fueran lo suficientemente efectivas al no tener estas un recorrido adecuado para ello.

DEFENSA Y DISTANCIA

Evidentemente una actitud de defensa normalmente viene precedida de una distancia larga, así será más fácil controlar los ataques de nuestro adversario de una forma efectiva, sería muy arriesgado intentar defender en una distancia corta durante un combate, aunque si nuestro adversario intenta ir ganando o acortando esa distancia de seguridad el trabajo que tendríamos que realizar sería en circulo, para evitar que nos pueda llevar al rincón donde le daríamos muchas más facilidades ante un ataque que pudiera lanzarnos. Un mayor control en las esquivas ya sean totales la cual es cuando es necesario mover los dos pies para evitar ser golpeado o parciales que es cuando solamente con mover un pie sería suficiente como para que no nos puedan puntuar de una forma efectiva, tanto un tipo de esquiva como la otra nos vendrían muy bien para el desarrollo de este trabajo defensivo en cuanto a la distancia se refiere, a veces también puede entenderse como defensa un ataque con el que no arriesgamos nada y que lo hacemos simplemente para que nuestro oponente retroceda y nuevamente podamos situarnos en el centro del tatami.

ATAQUE Y DISTANCIA

Lógicamente ante una actitud de ataque la distancia siempre debe ser algo más corta, de esta forma conseguimos una mayor eficacia de nuestro golpe, esta distancia corta debe ser en un momento muy puntual del combate, y siempre durante un tiempo muy breve en el que a nuestro oponente no de dé tiempo a pensar lo suficiente como para que se nos anticipe y pueda lanzar un ataque, ya que un error puede hacer que sea nuestro contrincante quien nos alcance antes y de estar forma nuestro ataque no serviría de nada.

Lo que está muy claro es que un buen ataque sin la distancia adecuada puede no ser eficaz, ya que en un ataque además del momento en el que se realiza importa mucho la distancia desde la que lo vamos a ejecutar.

La distancia de ataque la vamos preparando viendo las reacciones del contrario, siempre es bueno saber cual es la actitud de nuestro oponente ante el ataque que vamos a realizar, y no es difícil de averiguar lo que el competidor que tenemos enfrente puede hacer cuando nosotros nos disponemos a atacar, ya que si antes de realizar nuestro ataque le hacemos a nuestro oponente alguna finta es más probable que podamos saber que reacción tendría ante nuestro ataque, puede que cuando nosotros hagamos esta finta nuestro contrincante nos esté diciendo si su reacción sería con el brazo adelantado, con el de atrás, con la pierna, de defensa, de retroceder o bien simplemente ninguna. Si nuestra finta es buena y eficaz veremos que es lo que nuestro adversario nos tiene preparado, así que a la hora de atacar ya tendremos una ventaja de al menos conocer lo que nos espera para poder poner un remedio a ello.

Si la reacción de nuestro oponente es de defender lo más efectivo en este caso es distraer su defensa de alguna manera, o bien agarrando su brazo al entrar para evitar su acción de defensa, o bien provocando un fallo en esta fintando primero con una técnica falsa ya sea de puño o de pierna, procurando no arriesgar demasiado para evitar que esta acción sea aprovechada por nuestro oponente y buscando una segunda acción efectiva.

Si su reacción es de golpeo trataremos que la distancia sea lo suficientemente corta como para poder llegar antes que el al objetivo o bien lo que haríamos desde una distancia más larga es hacer una acción de ataque para provocar su error y posteriormente aprovecharlo de una forma eficaz, si conseguimos anular su reacción de ataque es muy probable que podamos tener una gran efectividad, ya que siempre es mejor atacar cuando vamos hacía delante como en este caso.

Si cuando nosotros nos disponemos a atacar nuestro oponente lo que hace es retroceder ante nuestra ofensiva lo que en este caso haremos es tratar de aprovechar esto y no atacar simplemente con una acción ya que eso nos dejaría fuera de distancia lo suficiente como para que nuestro adversario pudiera aprovecharlo, así que lo mejor en este caso sería primero tratar de ganar el centro del tatami y procurar llevarlo hasta el rincón donde ya no podría retroceder más y ahí o bien le puntuaríamos o bien se saldría del tatami.

CONTRA Y DISTANCIA

Ante un adversario que es especialista a la contra lo que vamos a procurar es un poco romperle los esquemas y cambiarle el trabajo de manera que lo que se procurará en este caso es hacer que sea el adversario quien tome la iniciativa a la hora de atacar, de forma que nosotros llevaremos la iniciativa del combate, pero a la vez lo que vamos a procurar es que sea nuestro oponente quien inicie la técnica de ataque, si cuando nosotros atacamos él está preparado para recibir ese ataque y hacer que este sea un fallo por nuestra parte, vamos a cambiar los papeles y haremos que sea él quien inicie, como hacemos esto? Muy sencillo procuramos hacer los movimientos o fintas (engaños) necesarias como para que nuestro adversario pueda advertir una pequeña oportunidad de ataque, es en ese momento cuando mejor podemos aprovechar la situación, un competidor de contra suele saber aprovechar bien los fallos de su adversario o es capaz de hacer que un ataque bien ejecutado sea un fallo por nuestra parte, es importante en este trabajo dominar el centro del tatami, para evitar ser arrinconados y perder la oportunidad de poder dar un paso atrás en un momento determinado para dejar un vacío que nos permita golpear de una forma efectiva en el momento de recibir el ataque y haberlo bloqueado o bien eludido de una forma efectiva.

TRABAJO DE DEFENSA

Para un trabajo de defensa más intenso y eficaz vamos a trabajar sobre una distancia más corta, para trabajar la defensa de una forma más real (en situación de combate real) vamos a trabajar en una distancia más larga, el tipo de trabajo es totalmente diferente ya que en una distancia más corta es mucho más sencillo realizar encadenamientos de más acciones mientras que en una distancia más larga estas acciones serían más aisladas al tener que volver al punto de partida al terminar dicha acción de ataque. Para que el trabajo sea más efectivo las técnicas deberán ser encadenadas seguidas una detrás de otra sin realizarlas a la máxima velocidad ni tampoco a la máxima potencia, lo que permitirá que la defensa sea más efectiva y el riesgo de lesión sea menor, procurando realizar un bloqueo tras otro de las técnicas de una forma neutralizadora en vez de protectora, es decir procurando bloquear una técnica tras otra sin tapar el cuerpo con los brazos, sino neutralizándolas de una forma efectiva. Es importante un buen control de la distancia para recibir un ataque, ya que siempre podremos defender esa acción ofensiva con un pequeño paso hacía atrás que sea suficiente como para anular esa acción y porqué no, para aprovechar ese error del contrario y poder realizar una contra ante ese ataque fallido del adversario.

Esquivas, bloqueos, desplazamientos, todo esto unido a una buena distancia hará que nuestra defensa sea mucho más eficaz de cara a una acción de ataque en un momento determinado, lo más importante siempre es no dar opciones a nuestro adversario, o bien hacerle creer que las tiene para aprovechar esta situación a nuestro favor.

TRABAJO DE ATAQUE

Para trabajo de ataque la distancia debe ser más larga que en el apartado anterior, de esta forma buscaremos la profundidad de las acciones de ataque de una forma efectiva realizando acciones ofensivas tanto de puño como de pierna, estas acciones podemos hacerlas tanto con un adversario como con trabajo de saco, paos, escudos, etc. Vamos a buscar siempre una mayor velocidad en las acciones y una gran precisión del golpe, ya que un error durante un combate supondría el aprovechamiento de nuestra acción por parte del adversario, prestaremos en este caso una mayor atención al tren inferior del cuerpo que es en realidad el que manda a la hora de acercarse o alejarse de nuestro adversario durante un enfrentamiento. Cuando lo que buscamos realmente es la precisión del golpe, la distancia debe ser más real de combate, es decir… algo más corta, de esta forma siempre será más fácil sentir esa situación real de combate que después nos vamos a encontrar a la hora de estar en plena competición.

CONCLUSIÓN

Así que se puede decir que la distancia de combate siempre es importante dominarla tanto en actitud de defensa como de ataque, un buen control de la distancia durante un combate hará que nuestras posibilidades de salir victorioso aumenten durante dicho encuentro.

Todo el contenido de esta tesis sobre la distancia de combate lo baso con respecto a las experiencias propias durante los años que llevo practicando karate, concretamente desde el año 1977, hablo de experiencias dentro del Dojo de entrenamiento o bien durante la competición, son situaciones que he podido vivir o sentir durante algún momento determinado en un combate o bien durante la práctica de algún ejercicio de entrenamiento técnico/táctico y que ahora trato de explicar, estas explicaciones no tienen un patrón definido ya que siempre dependiendo de quien tengamos delante y podamos saber sus puntos fuertes y sus debilidades nuestra actitud, planteamiento y estrategia durante el combate puede variar de una forma considerable. Así mismo cada cual a base de experiencias propias tendrá siempre sus propias conclusiones y diferentes puntos de vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario